Las mayores chances serían que Precios Cuidados perdure hasta el 6 de enero y allí se abre un interrogante sobre su continuidad, dado el abandono de cualquier tipo de publicidad oficial o relevamiento.

De acuerdo con las fuentes oficiales, la actualización de la lista será menor y en total rondaría los 500 productos de la canasta básica, que estarán disponibles en más de 2.000 supermercados de varias provincias.

En la etapa actual, que se inició el pasado 7 de mayo y se extenderá hasta el 6 de septiembre inclusive, el incremento promedio en los precios de los productos es de 2,5%. En la última renovación se incorporaron los aceites de girasol, lentejas, porotos, nuevas presentaciones de mermeladas, de yogures, postres, fideos, arroz, atún y tampones.

Según afirmaron desde el Ejecutivo, en el listado continuarán los alimentos frescos como frutas, verduras y los cortes más populares de carne vacuna, pan lactal, harina, tapas de tartas y empanadas, fideos y puré de tomates.

Un plan casi extinto Por efecto directo de varios factores como el impulso de las marcas propias, la mala señalización y niveles de faltantes que llegan a veces al 40%, el programa Precios Cuidados se encuentra muy cerca de su extinción, al menos en las góndolas de los hipermercados.

La participación del plan en las ventas generales de los hipermercados hoy es prácticamente nula, con un volumen que apenas supera el 1 por ciento, según varias fuentes sectoriales consultadas.

En su época de esplendor, allá por 2015, la participación de Precios Cuidados en las ventas de las grandes superficies llegó a ser del 14 por ciento y era un plan de referencia para medir el valor del resto de las ofertas en el mercado.

Entre los motivos de la virtual desaparición de Precios Cuidados se encuentran la reposición de los productos que tienen menor rotación por el desinterés de los proveedores y el control de las autoridades que no se ve.