En una doble reunión (el encuentro se atrasó dos horas por “problemas técnicos”) los docentes de Buenos Aires y la Gobernación acordaron un cuarto intermedio, por lo que se verán las caras nuevamente. La propuesta de Vidal fue sacar el 18% y ajustar el aumento paritario por la inflación medida por el Indec. Mientras todo conduce al paro nacional, la mandataria provincial anunció que convocarán a los 60 mil voluntarios que se ofrecieron para dictar clases. 

La larga espera de los gremialistas frente al Ministerio de Economía bonaerense terminó como era de esperar: con un cuarto intermedio. Fuentes ministeriales confirmaron que “para evitar la discusión techo y piso la propuesta fue sacar el 18% y ajustar el aumento paritario por la inflación medida por el Indec. La propuesta es para el salario actual en todos sus niveles ajustado trimestralmente”. Esto no conformó al frente gremial y, ambas partes, decidieron dejar la reunión sin una respuesta final. El Ministerio de Trabajo los convocaría para mañana. 

Los docentes que concurrieron a la reunión desplegaron, minutos antes del inicio, unos guardapolvos blancos, característicos de la educación pública, y posaron con carteles que decían “Esto no es una guerra. Es una paritaria docente”. Roberto Baradel destacó, al salir de la reunión, que “no hubo propuesta. Y cuando les preguntamos sobre la pérdida de poder adquisitivo no nos respondieron”.

Por su parte, Sergio Romero (secretario general de la Unión de Docentes Argentinos) destacó que “ya está convocado” el paro nacional del 6 y 7 de marzo “sea cual fuere” el resultado de la nueva propuesta salarial. “El lunes que viene no habrá clases por más que haga esfuerzo hoy la gobernadora Vidal y la Ciudad el paro es porque se frenó la paritaria nacional docente. Hay un incentivo que lo cobran todos los maestros que ahora no se actualizará porque no hay paritaria nacional”, explicó.