El debate para definir la situación del diputado Julio De Vido se focalizó ahora en las ausencias y las abstenciones a la hora de votar la exclusión del ex ministro kirchnerista, en una sesión especial que el oficialismo deberá pedir para el miércoles próximo.

En el interbloque de Cambiemos se ratificó la decisión de avanzar con la separación del legislador “por indignidad”, pero por los números ajustados que se plantean a priori para cumplir con el objetivo, el eje de la discusión derivó en la estrategia a desarrollar en las próximas 48 horas a fin de impedir las abstenciones.

“Estamos ante un caso en el que no se deben autorizar abstenciones”, argumentó el jefe de la bancada oficialista, Mario Negri, recordando que así se hizo en 2005 con Luis Patti, a instancias del kirchnerismo gobernante.

El diputado radical consideró que “cada legislador deberá ser responsable de lo que haga en el recinto cuando se vote la exclusión del diputado Julio De Vido”.