Rubén Villanueva, su propietario, recibió la grata noticia de parte del intendente Sebastián Abella.

Muchas veces el trabajo diario y el afán de progreso no “van a la par” de la burocracia administrativa. Tal es el caso de Rubén Villanueva, el comerciante que debió esperar más de una década para obtener la habilitación definitiva de su kiosco.

Sin embargo, un día la espera finalizó y la consiguió. Para informar sobre tan grata noticia, el intendente Sebastián Abella lo recibió en su despacho.

Con alegría, Villanueva obtuvo de manos del jefe comunal la habilitación del kiosco de diarios y revistas –anexo venta de golosinas- ubicado en la vereda de la Escuela N°1. 

De esta manera, el popular comerciante de la avenida Mitre consiguió terminar con su litigio burocrático luego de 13 años y lo celebró junto al Intendente.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »