"No hay salario si no hay trabajo", aclaró Gustavo Ferrari, ministro de Justicia de Buenos Aires. Si bien insistió en que "el derecho de huelga existe", aclaró que "se descontarán los días de paro". Esto se debe a que a Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo hizo lugar a una medida cautelar del gobierno bonaerense, autorizando a descontar dichas jornadas a los trabajadores estatales, entre ellos los docentes.

La medida sale en el marco de las paritarias que hoy se llevarán a cabo en el territorio de Vidal. En el fallo dictado ayer, el tribunal revocó uno de primera instancia que prohibía a la administración de María Eugenia Vidal descontar del salario las jornadas de huelga.

La causa se inició el año pasado a raíz de los descuentos que se le aplicaron a un grupo de trabajadores auxiliares de la educación, tras un paro en medio de la negociación salarial. El gobierno de Vidal apeló ante la Cámara, que ayer le dio la razón en un momento clave para el Ejecutivo, que hoy retoma una ardua negociación con el Frente Gremial Docente.

Esa es la coyuntura en la cual Gustavo Ferrari declaró que "lo que se hizo es confirmar una decisión de la gobernadora. Lo que hace es aplicar en la provincia de Buenos Aires un principio, no hay salario si no hay trabajo", y aclaró que "esto no menoscaba el derecho a huelga. No se puede transformar el derecho a huelga en una licencia forzada con goce de sueldo".

"Tiene que haber una contraprestación para recibir un pago, más cuando estamos hablando de dinero público", dijo Gustavo Ferrari, mientras puntualizó que "el que no trabaja justificadamente por el derecho a huelga, no recibe sanciones, pero tampoco puede recibir salarios", añadió.

La medida que lleva adelante el gobierno de la provincia es para todos los trabajadores del Estado, no solamente para los docentes, ya que "esto también ratifica la decisión política de nuestra gobernadora, que va a continuar en esta tesitura".