“La decisión es retener tareas porque no se pudo cancelar la deuda de los futbolistas”, expresó Sergio Marchi en rueda de prensa tras reunirse con sus afiliados en la sede de la calle Salta.

El secretario de Agremiados, Sergio Marchi, dijo que celebra que los jugadores “hayan podido mantener” el paro por las deudas de los clubes.

"Hay directivos que han presionado muchísimo a sus futbolistas, pero la energía que gastan para defender a los morosos deberían haberla abocado para encontrar una solución”, expresó.

Postura firme

Capitanes y referentes de equipos del fútbol argentino decidieron mantener el paro de actividades y no comenzar el campeonato de Primera División, después de una reunión que mantuvieron en la sede de Agremiados.

“No hay fútbol. Hasta que la plata no esté en las cuentas de los jugadores no se va a jugar”, informó el capitán de Vélez Sarsfield, Fabián Cubero, al salir del multitudinario cónclave en el edificio de la calle Salta.

De esta manera, el gremio de futbolistas no acató la Conciliación Obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo por este tema para destrabar el conflicto, ni tampoco aceptó la propuesta económica de los dirigentes de Primera con la creación de un fondo solidario.