La B Nacional, desde su creación en la temporada 1986/1987, ha cambiado "mil" veces. Incluso, hasta de nombre, ya que en un principio era Nacional B… Pero al margen de la denominación, hay una coincidencia: desde hace un tiempo no es viable y es muy perjudicial desde lo económico.

El actual certamen consta de 46 fechas. Interminable. Entonces, ¿qué hay que hacer? La respuesta es "encontrarle la vuelta". Es por eso que ya de cara a la próxima temporada hay varios proyectos y nos gustaría compartirlos con los lectores de Crónica del Ascenso.

En la página 2 se encuentran las voces de directivos de varios clubes, pero en estas líneas queremos contar los dos proyectos que más fuerza tienen y repasar un poco lo que ocurrió años atrás con el torneo.

Como en la A

Teniendo en cuenta que el torneo 2017/2018 tendrá 25 equipos, por los ascensos y descensos en las categorías, una de las ideas es que se juegue a una rueda, todos contra todos.

Es decir, 25 fechas, en vez de las 46 actuales (serían 50 si es ida y vuelta) con un Reducido por los ascensos y una cantidad de descensos a determinar. Un formato similar al de Primera División, que en el certamen que está por finalizar es de 30 equipos.

Todos juntos

Por otra parte, en los últimos días se dio a conocer que Daniel Ferreiro (presidente de la BN y vice de Chicago) presentó un proyecto de 40 equipos, divididos en dos zonas (Metropolitano e Interior), que jugarían entre sí.

El objetivo principal es achicar los costos de los viajes, algo que destrozó la economía de muchos clubes (Crónica del Ascenso reflejó la historia de Villa Dálmine viajando en micro a Jujuy casi 24 horas, por citar un ejemplo).

Esta idea parece prender en los clubes de Capital y Gran Buenos Aires, ya sea de la BN y de la B, pero no en el interior, porque los equipos deberían seguir viajando.

De ser así, habría torneos con múltiples ascensos, como en parte lo fue el Transición 2014, con 10 equipos que subieron de la BN a Primera en seis meses de competencia.

No habría descensos en la B Nacional y, por ejemplo, de la B se sumarían aquellos equipos que jugarán el Reducido y, a la vez, de la C a la B debería haber varios ascensos, con lo cual podría haber una fusión entre la C y la D.

Y también los proyectos mencionan la posibilidad de hacer desaparecer los promedios. Por ahora, nada firme. Habrá que esperar que se reúnan los dirigentes y evalúen lo que consideren más conveniente.

También hay otros proyectos, con una división geográfica (Norte, Sur, Este y Oeste) y una cantidad mayor de equipos, pero no parece ser muy considerada.