Si bien su cargo en el ministerio de Trabajo no peligra por el escándalo con la ex empleada doméstica, en sectores del gobierno hay malestar por lo ocurrido.

 

El gobierno dejó en claro que el escándalo en torno a la empleada doméstica del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no le costará el puesto al funcionario. Triaca, a quien el gobierno le pidió que tomara vacaciones para salir del foco de la tormenta algunos días, está cuestionado por haber designado a su empleada doméstica en una delegación del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), además de haber trascendido una conversación en la cual la insultaba. "Sandra, no vengas, eh. No vengas porque te voy a mandar a la con... de tu madre. Sos una pel...", se escuchó decir al funcionario en el audio que se hizo viral en pocas horas.

 

El encargado de "bancar" a Triaca fue el jefe de gabinete, Marcos Peña, quien señaló que, más allá del exabrupto, es un "excelente ministro" y lo ocurrido no hace peligrar su permanencia en el cargo.

"Triaca es un excelente ministro y lo respaldamos", dijo Peña, aunque calificó de error el hecho de que el funcionario hiciera designar a su empleada doméstica Sandra Herrera en la delegación del SOMU. El ex secretario general de este gremio, Omar "Caballo" Suárez, hoy preso acusado de irregularidades varias, incluso denunció esta semana a Triaca ante la Justicia por esta designación.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »