Martes 20 de Abril de 2021

ECOLOGIA

1 de febrero de 2021

2 de Febrero Humedales: La línea de ribera, frontera entre lo público y lo privado

En el Día Mundial de los Humedales resulta importante recordara la línea de ribera como un instrumento fundamental para evitar el avance y degradación deáreas de dominio público, ensu mayoría humedales, poremprendimientos públicos y privados.

Colectivo de organizaciones ambientales que trabajamos en el Delta del Paraná bonaerense, entrerriano y santafecino en el marco del programa Corredor Azul de Fundación Humedales/Wetlands internacionalEs tan habitual que lo consideramos normal,y de tan normal, creemos que es correcto. Sin embargo, la naturalización de la cuestión a la que nos referiremos ha tenido y continúa generando consecuencias de una magnitud tal que apenas somos conscientesde ello.Nos estamos refiriendo al avance, de diversas formas (a veces muy silenciosas y solapadas)de una multiplicidad de agentes (personas,empresaso hasta el propio Estado) sobre espacios naturales que son de dominio público, o sea, que pertenecen a todos los ciudadanos. Concretamente hablamos de lasmárgenesde los cuerpos de agua, sean ríos, arroyos, lagos o mares. Establecida en el Código Civil y Comercial de la Nación y reglamentada por normas provinciales específicas,existe una línea invisible pero fundamental: la línea de ribera,que indica hasta dónde llega un cuerpo de agua.El espacio contenido dentro de esta área es de dominio público y contiguo a ella comienza el espacio que pertenece al dominio privado. Es decir, es una frontera entre lo público y lo privado; entre lo comunitario y lo individual.Establecer esa línea es una obligación de las provincias, que muy pocas veces es cumplida, 2lo que ha favorecido todo tipo de invasiones y apropiaciones irregularesde estos espacios. Playasartificiales, barriosprivados, puertosde embarquey clubes náuticosson apenas algunos ejemplos reales a los que nos referiremos,donde esta frontera se corrió hacia el interés de unos pocos.Contrariamente a lo que piensa la mayoría de las personas, la línea de ribera no suele estar sobre la orilla, sino que puede ubicarse a una distancia considerabledesde el lecho del río. Eso ocurre, debido a que nuestros ríos de llanura se mueven en terrenos con poca pendiente y suelen desbordar y ocupar amplias zonas conocidas como planicies o valles de inundación, lo que determina que estas áreas públicas, constituidas por humedales,sean muy extensas. Quien tiene una propiedad lindera a un cuerpo de agua debería tener claro que su propiedad no llega hasta el borde mismo del agua, sino que debe respetar esa línea invisible e incluso, según el nuevo Código CivilyComercial, dejar 15 metros libres de todo tipo de construcción dentro de su propiedad y contiguos a esa línea. En los territorios donde actuamos las organizaciones que integramos Humedales en Red, la falta de delimitación de esta línea ha permitidola usurpación escandalosa de miles de hectáreas de humedales de dominio público. No sólo perdemos espacio público, también desaparecen estos ecosistemas que prestan servicios extraordinarios:acumular y purificar el aguaque contienen, recargarlas napas de agua, dar abrigo a una gran biodiversidad y ser una barrera blanda que suaviza las inundaciones. Pero, además, sedestruyen paisajesy se nos impidedisfrutarrecreativamentede estas vastedades de agua. También se pierden oficios e identidadcomohacer cestería con los juncos, pescar o hacer caza de subsistencia. En definitiva, perdemos bienes comunesnaturalesque preservan la producción y reproducción de la vida.El “olvidar” el trazado de esta línea, cuáles son las obligaciones del Estado y cuáles son nuestros derechos,nos ha traído enormes pérdidas a la sociedad que pueden ser entendidas a través de diversos ejemplos. Barrios privados sobrehumedalesUn caso muy notorio ha sido la cuenca baja del río Luján, donde en los partidos de Tigre, Escobar y Pilar, al menos 10 mil hectáreas de humedales sucumbieron al relleno en manos de los desarrolladores inmobiliarios. Existe un caso paradigmático de un barrio cerrado de 1100 has, de las cuales aproximadamente 600 son humedales robados, rellenados y amurallados. Con el barrio ya construido, tardíamente se demarcó la línea de ribera y se comprobó este cuantioso robo de tierras públicas. Así, mientras los gobiernos municipales habilitabanestaocupación porque implicaba “progreso” para sus comunidades;el Estado provincial miraba para otro ladoolvidando que es elcustodio de estos vitales bienes comunesy debe ejercer su poder de policía. 3Vista aérea del Barrio San Sebastián, construido al borde mismo del río Luján(ala izquierda en la foto)que se apropió de aproximadamente 600 has de dominio público.En Pueblo Belgrano, en Entre Ríos, cuando empezaban a construir el barrio privado Amarras de Gualeguaychú, la Corte Suprema de Justicia de la Naciónordenó detenerla construccióndebido a la ilegalidad de la obra. Pero cuando llegó la orden, ya se había hecho el relleno y la destrucción departe del valle de inundación del río Gualeguaychú y sus humedales. A pesar del indudable valor del fallo, el mismo ¡nunca mencionaa la línea de ribera! Si el Estado entrerriano la hubiera delimitadopara el río Gualeguaychú, no se hubiesenproducido el extraordinario daño que ocasionaron las obras preliminares del barrio. Municipios que rezonifican humedales para transformarlos en puertos yplayasPara que terminemos de comprender quésignifica eludir el trazado de esta línea, nos referiremos a otros tres casos.En Ramallo, desde hace, años el municipio intenta cambiar la zonificación del paraje El Tonelero, situado sobre la margen derecha del Río Paraná,a 10 kilómetros aguas arriba de la cabecera del Partido de Ramallo. Pretende darle un uso industrial y habilitar un puerto para el embarque de fertilizantes y nitrato de amonio. Este intento reviste una enorme gravedad porquepretende avanzar sobre un extenso humedal de dominio públicocon una rica biodiversidad,que ya está siendo asediado y alambrado por varios agentes privados,como algunas navieras. Este sitio, además, es patrimonio histórico de los argentinos pues fue el escenario de varias batallas navales importantes comandadasporLucio Mansilla. En Vuelta de Obligado, en el partido de San Pedro, en Buenos Aires,se repite la historia, aunque suma otros condimentos. A la izquierda: los humedales ribereños de San Pedro, antes(arriba)y después (abajo)de su destrucción por el municipio. A la derecha: La “nueva “playa” que reemplazó a los humedales.4El Estado municipalde San Pedro, asignándose una atribución que no le asiste, modificó la ribera del Paraná y creóuna playay complejo turístico, que eliminó los humedales del lugar y produjo derrumbes de la barranca lindera. La situación se hace más compleja pues esa área está contigua a laReserva Natural, Histórica y Refugio de Vida Silvestre Municipal Vuelta de Obligado que además de conservar la vegetación y fauna características de la región, resguarda elsitio histórico nacional donde se libró la Batalla de la Vuelta de Obligado en 1845. El lugar intervenido corresponde a la zona deamortiguamientode la reserva, es decir,queallí no se deberíanrealizar actividades que puedan comprometer la integridad ecológica de la zona protegida. Por otra parte, muy cerca del área arrasada está la Cueva de la Salamanca, una formación cuya valía ha sido reconocida por la Sociedad Argentina de Espeleologíacomo Área de Importancia parala Conservación delos Murciélagos (AICOM). La presencia de turistas se ha incrementado en el lugar y no se ha dispuesto ningún tipo de restricción para preservarlo. Enexceso desus atribuciones, el municipio ha arrasado con los humedales y especies amenazadas (como los talasde barranca) y con variasnormativas que incluyenordenanzas(de creación de la reserva y de protección de la costas, barrancas e islas);leyesprovinciales y nacionalesde protecciónde los bosquesnativosy declaracionesde sitio AICOMy de sitio AICAS (Área de Importancia para la Conservación de Aves)y, obviamente, no ha respetado el espacio de dominio público provincial.En Rosario, el avance y modificación de la ribera del Paraná por los clubes náuticos,en violación del espacio públicoestá convirtiéndose en una triste normalidad. Uno de ellos, aprovechando la bajante extraordinaria del río, está construyendo una caleta, otro ha realizado, con material para la construcción, un espigón que ingresa más de diez metros río adentro. Ambas obras, sumadas a muchas otras que han ido modificando la costa,alteranel delicado ecosistema costero y el paisaje ribereño de una ciudad que pretende atraer al turismo.A la izquierda, caleta construida por un club náutico aprovechando la bajante histórica del Paraná. A la derecha, espigón construido por otro club náutico con material de demolición.5Debe quedar muy claro que está apropiación es ilegal y ningún privado adquiere derechos sobre los bienes de dominio público, incluso a pesar de que esa ocupación haya ocurrido hace muchos años, porque los derechos a su uso y goce siempre han pertenecido y pertenecerán a la sociedad. Tampoco es un argumento válido aducir que la línea de ribera no estaba demarcada y tomar la propiedad que es de todos para sí mismo, ni el Estado puede vender bienes del dominiopúblico, porque de acuerdo a la ley no pueden ser ni comprados ni vendidos, ni tampoco dados en concesión para actividades que los dañen (Art. 240 Código Civil) o limiten su uso público. Estos bienes deben ser preservados para el usufructode las presentes y las futuras generaciones.El desconocimiento de los derechos que la línea de ribera nos otorga sobre los espacios de dominio públiconatural, sumadoa los incumplimientos del Estado, han permitido que algunos los hayan convertido en meros receptáculos de actividades económicas en beneficio propio. En este proceso de despojo, han sido degradados y destruidosvaliosos humedales y otros bienes naturales.Es esencialque reconozcamos el derecho que nos asiste a todos a exigir sudevolución y restauración alestado original y areclamar por lapreservaciónde aquellosque aún no han sido usurpados. Debemos recordarles a losgobiernosprovinciales, a través de sus organismos específicos, laobligación de custodiar los bienes del dominio público natural y demarcar estalínea invisible pero esencial. Losciudadanosdebemos actuarcomo contralor para que ello se cumplayprevalezca en su administraciónel interés colectivo por encima de los intereses especulativos. Enel Dia Mundial de los Humedales, frente al asedio y destrucción de los que son objeto en todo el mundo, resulta urgente y fundamental reflexionarsobre la importancia de preservar estos ecosistemas vitales parala saluddel planeta y dela humanidad

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!