Docentes de los cinco sindicatos nacionales marcharon este lunes desde el Congreso hasta el Ministerio de Educación, donde destacaron que "emociona" lo que definieron como "parazo nacional", en alusión a la primera jornada de la huelga de 48 horas en reclamo de paritarias, y estimaron en "más de 50 mil" a los concurrentes a la movilización.

"Esta es una lección histórica: no nos arrodillamos y no les tenemos miedo (a los funcionarios nacionales)", enfatizó este mediodía la jefa de CTERA, Sonia Alesso, en el inicio de un acto multitudinario frente al edificio de la calle Pizzurno 935, en el barrio porteño de Recoleta.

"Emociona esta marcha; emociona este parazo nacional", agregó en un acto donde hubo representantes de las CGT y de la CTA que desde el escenario hablaron de un paro nacional contra el gobierno de Mauricio Macri.

La secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) se refirió así a la movilización que comenzó frente al Congreso a las 11.

"Esta marcha, de más de 50 mil maestros, debe hacer reflexionar al Gobierno. Pedimos que cumplan con la ley (y llamen a paritarias)", dijo la gremialista, que amplió: "Nos tiran con un lenguaje bélico que yo no vivía desde el regreso a la democracia. Es una vergüenza que un gobierno elector por las urnas no cumpla con la ley".

En la misma línea, el jefe de la Unión de Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, dijo que "jamás hubiese pensado de un gobierno democrático la no aplicación de una ley". El sindicalista advirtió que "los trabajadores" son la "variable de ajuste para el Gobierno".

"Y le digo al ministro de Educación (Esteban Bullrich): ’Ya no le queda resto, su desgaste es mucho. Usted en La Rioja dijo que, si no podía revertir esta situación, renunciaba’. Estamos esperando una decisión: que tome una medida en favor de los trabajadores o renuncie", concluyó Romero.

A su turno, el secretario general de la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), Fabián Felman, se refirió al jefe del sindicato de educadores bonaerenses SUTEBA, Roberto Baradel, y dijo repudiar "los aprietes y las amenazas" que denunció haber recibido ese gremialista.

"Una amenaza contra un dirigente sindical es una amenaza para el conjunto del pueblo y este pueblo en democracia no puede vivir amenazado", sostuvo Felman.

Después, el secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP), Mario Almirón, calificó al paro como "histórico". "Esta unidad es un logro que estamos construyendo cuando el enemigo nos quiere dividir. Quiere dividir nuestro salario en 24 distritos el neoliberalismo, como lo hizo en los 90", alertó ante la falta de convocatoria a una paritaria nacional.