Al gobierno "le cuesta encontrarle la vuelta a la inflación", reconoció Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia. De todas maneras, vaticinó, como los funcionarios vienen sosteniendo, que el número final "rondará en un 18%". Algo más optimista se mostró Marcos Peña, para quien "mayo va a dar buenas noticias".


 De Andreis confirmó la "tendencia a la baja", aunque confesó que "cuesta encontrarle la vuelta a la inflación". Además, diferenció la medición de la suba generalizada de precios por parte del Indec durante lo que va de la gestión macrista con la de la kirchnerista, al sostener que "durante años vivimos en una Argentina donde la inflación era igual, pero nos mentían diciendo que era menor que en Alemania".

En esa línea, alertó que "la herencia fue desastrosa" y adujo que "nada se resuelve" con rapidez "cuando fue tan profundo el problema". "Argentina sufre el drama de la inflación desde hace 60 años y cuesta, obviamente, encontrarle la vuelta", reconoció el secretario general de la Presidencia.

Para Fernando de Andreis, el año último la suba generalizada de precios "fue cercana al 40 por ciento" y añadió que "este año se perfila a la mitad. Lo importante es la tendencia y la tendencia viene bajando", expresó. El funcionario -uno de los más cercanos a Macri- completó diciendo que "esperamos que el segundo semestre, como el año pasado, sea un tercio del primero. Si se da algo parecido, vamos a estar cumpliendo o cerca de cumplir la meta del Banco Central, cerca del 17, 18 por ciento anual".