Pese a la doble caída en los octavos de final, Godoy Cruz cerró con balance positivo su participación en esta versión del certamen continental. Lo venció un adversario superior y se fue de Porto Alegre con la frente en alto.

Gremio se mostró como un buen candidato para llegar a los tramos decisivos del certamen, pero en los próximos días sufrirá la baja de Luan -se va al Spartak de Moscú- y sin su principal estrella no le será sencillo recuperar un trofeo que ganó por última vez en 1995.