Concejales justicialistas recibieron numerosas denuncias por cortes de suministro o escasa presión en distintos puntos de la Ciudad. “Tanto en el centro como en los barrios, no tuvieron piedad ni siquiera en plena ola de calor y bajo el alerta roja” sostuvieron desde el FpV, al tiempo que denunciaron la falta de control por parte del Municipio.

Concejales justicialistas se hicieron eco de numerosas denuncias y reclamos recibidos en la última semana, por parte de vecinos sin servicio de agua o con deficiente presión, que impide la normal utilización del líquido. También se renuevan los casos de partículas y seres vivos saliendo por las canillas en distintos domicilios.

“Lamentablemente no se ha tomado ninguna medida que mitigue las conocidas falencias en el servicio brindado por la empresa. Sectores con más de tres días sin agua. Tanto en el centro como en los barrios, no tuvieron piedad ni en plena ola de calor y bajo el alerta roja, donde no llegó siquiera un camión con agua potable para quienes más lo necesitaban. La sensación es de completo abandono y desentendimiento por parte de las autoridades de la grave situación” aseguró el Presidente del bloque de Concejales, Luis Chesini.

El edil señaló que “al temor y la incertidumbre por el desconocimiento de los resultados de los análisis al agua de red, tras la denuncia del Intendente sobre la supuesta mala calidad de la misma, los vecinos deben afrontar tarifas impagables, y un servicio pésimo que se refleja en cada esquina de la Ciudad. Muchas calles están destrozadas producto de la falta de mantenimiento en la infraestructura. Y la frutilla del postre es la falta de prestación de servicio en momentos claves como las altas temperaturas de la semana anterior. Y un municipio que permanece en silencio, cómplice de estos padecimientos ante la ausencia total de control”.

Desde el bloque justicialista recordaron que el argumento utilizado por el Gobierno local para no rescindir el contrato con la empresa ABSA y solicitar la devolución de la jurisdicción del servicio de agua fue el compromiso de la prestataria de llevar a cabo un millonario plan de inversión y reparación de las calles rotas. “A fines del año pasado vimos el inicio de esas obras. Pero las mismas se paralizaron totalmente durante el verano, o al menos no se observan dichas tareas. Esta es una nueva tomada de pelo y una estafa a los campanenses. Lamentablemente, pareciera que los únicos que se salvan de los problemas con la calidad del agua, son aquellos que sufren los cortes en el suministro. Resulta inconcebible seguir siendo rehenes de esta situación” finalizó el edil.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »